Empresa

 

Los Fundadores y Quillayes, una historia entrecruzada de nuestros inicios.

Al fundador su madre lo puso en la escuela militar para ordenarlo un poco, una recomendación de San Alberto Hurtado, a la fecha sacerdote del colegio San Ignacio, al que don Eugenio asistía. La fundadora, una de las mejores de su promoción en el Villa María, su padre no la dejaría seguir estudiando porque no se “usaba”. En 1958, se casaron y se fueron a vivir al fundo Los Quillayes, donde la empresa daría sus primeros pasos. Don Eugenio pondría especial dedicación a mejorar los quesos del fundo, cuando muy poco se sabía, y la señora Margarita descubrió que también se podía hacer mantequilla, la cuál pidió a su suegro, para mandarla en bus a Santiago y ganar así sus primeros ingresos.

El gobierno de la Unidad Popular, la reforma agraria y la toma del campo por afuerinos, daría un impulso inesperado al desarrollo de Quillayes: Una noche con la ayuda de sus trabajadores sacarían una tina para trasladarla a Padre Hurtado y poder continuar con la fabricación de quesos en una antigua quesería de su abuelo. Desde ese momento, don Eugenio dedicaría todas sus energía a desarrollar Quillayes. Con él se vinieron muchas familias que aun nos acompañan: los Navarro, los Pozo, los Muñoz, y en 1975 se instalaron definitivamente en Calera de Tango. Eran los tiempos en que Miguel Navarro, mano derecha del fundador, dormía en un catre de campaña en el living de su casa, y la familia completa vendía los quesos a orillas de la avenida Kennedy, los fines de semana.

La señora Margarita no trabajaba inicialmente en Quillayes, solo se recurría a ella cuando la cámara esta demasiado llena o para ocasiones especiales como incluir la nueva línea de quesos frescos en Almac (hoy Líder), a esta reunión iría con sus 4 hijos para “ablandar al comprador”.

Los fundadores recuerdan la venta de las vacas de la lechería para financiar la empresa y el incendio de la planta en 1981 como uno de los momentos más difíciles que tuvieron que sortear.

La empresa seguiría un camino de crecimiento cimentado en la visión e imaginación de Don Eugenio siempre buscando nuevos productos y tecnologías, y en la perseverancia, tesón y habilidad comercial de la Señora Margarita, que paso a paso llevaría a Quillayes a venderse en todo Chile.

En estos más de cincuenta años son cientos las personas que han colaborado junto a los fundadores para el desarrollo de Quillayes, que ellos recuerdan con cariño y agradecimiento.

 

 

Al 2020, seremos reconocidos como una empresa centrada en las personas, que busca la excelencia a través de la mejora continua, el trabajo en equipo y la innovación. Una empresa de productos saludables, lácteos y no lácteos, que genera vínculos de confianza con clientes y proveedores, respetando el medio ambiente y la comunidad

 

Nuestra preocupación por la calidad, el medio ambiente y las personas queda reflejada :

– En los certificados ISO 9001:2008 Y HACCP
– En nuestros proyectos Kaizen
– En nuestra búsqueda de productos que se adapten a la necesidad de cada consumidor, por eso estamos certificados en la Fundación Convivir (alimentos sin gluten) y en la Alimentación Kosher, entre otros